El título para esté artículo, en el que se habla del lúpulo como algo excepcional, no es exagerado. El lúpulo es un bien tan preciado como prácticamente desconocido en el resto de España.

León está considerado como el principal productor de lúpulo en España. De hecho, se podría considerar como el único productor, ya que el 99% de las explotaciones agrícolas lupuleras, se sitúan en la provincia de León. Y para ser más exactos, se encuentran ubicadas en su mayor parte, en la Ribera del Río Órbio.

El lúpulo es una planta trepadora que tiene diferentes aplicaciones medicinales por sus propiedades relajantes. además de ser el componente esencial para la fabricación de cerveza, ya que le aporta el amargor y aroma tan característicos de su sabor.

El cultivo de la planta del lúpulo, se ha desarrollado en esta zona, precisamente, debido a que las condiciones climáticas que disfrutamos son las idóneas para esta planta.

¿ Por qué afecta negativamente las construcción de los pantanos a estos cultivos ?

La respuesta es muy simple. Esta cantidad de agua embalsada tan cerca de nuestros pueblos, cambiaría de manera radical las condiciones climáticas de la zona. Entre otros factores, podemos destacar el aumento de la humedad que produciría la destrucción de nuestras explotaciones agrarias ya que se verían atacadas por diferentes enfermedades ( como el oídio o el mildiu ) que proliferan en los ambientes de tales características. Esto llevará a la ruina a numerosas familias que se dedican a la agricultura como principal sustento.

Pero no sólo el lúpulo se verá afectado, también el resto de cultivos como las hortalizas, verduras, frutales, entre otros, serán perjudicados de manera irremediable. La presencia de estos “almacenes de agua”, contribuirá a subir los niveles de humedad, que unidos al aumento de temperatura, propiciarán el ambiente idóneo para que las plagas asolen nuestros cultivos.

¿ Estas son las ventajas que tenemos los agricultores ? ¿ Que todo nuestro trabajo se vea tirado por los suelos ?


No vamos a permitir que nuestra zona de terrenos fértiles en la que siempre hemos obtenido un buen producto, se vea arruinada por los intereses de unos pocos.


La construcción de estos pantanos no supone un beneficio para León sino un ataque para destruir uno de los bienes más preciados que tenemos. El lúpulo es un cultivo excepcional y único que producimos los leoneses con nuestro trabajo.

Mostraremos siempre nuestro total rechazo a todas aquellas ideas que pretenden arruinarnos sin motivo.

Descarga y firma el siguiente documento para parar esta injusticia

Recogida de firmas